22 abril 2012

TARTA DE QUESO RAPIDA




INGREDIENTES:

    400 gr de queso crema para untar (tipo filadelfia)
    2 yogures naturales (sin azúcar, ni sabores)
    150 gr de azúcar o de fructosa ó 0.5 gr de stevia en polvo ó 0.25 gr de sucralosa
    4 huevos (según tamaño)
    Caramelo líquido, casero o industrial
      PREPARACION: 

      Ponemos en un recipiente el queso, los yogures y el azúcar y batimos bien, a velocidad alta, hasta que la mezcla quede bien homogénea. Bajamos la velocidad y vamos agregando los huevos poco a poco; continuamos batiendo hasta que se integren.

      En el molde que usemos, incorporamos caramelo líquido cubriendo bien el fondo (alrededor de 1cm más o menos). Con este caramelo, tendremos que impregnar las paredes del molde. Podemos ayudarnos de una brocha de silicona para insistir en algunas zonas donde no hayamos podido llegar, como las esquinas. El caramelo impedirá que la tarta se pegue al molde, por eso es importante que quede una ligera capita alrededor de las paredes. El sobrante escurrirá hacia el fondo, que siempre debe conservar alrededor de 1cm de caramelo.

      Verter cuidadosamente la crema de queso sobre el molde impregnado de carmelo.

      Para hornear la tarta al baño maría, busca un recipiente apto para horno, más grande que tu molde . Llénalo de agua, comprobando que llega, al menos,  hasta 2/3 del nivel de la crema. Ten en cuenta también que el agua no debe entrar nunca dentro del molde de cake, solamente estar en contacto con sus paredes.

      Pon el recipiente con agua sobre una bandeja o de horno, sitúala en la zona media del mismo y precalienta a 200ºC. Cuando esté caliente, introduce el molde con la crema, déjala un par de minutos así, y después baja la teperatura a 180ºC. Hornea aproximadamente 20 a 30 minutos, o bien hasta que pinches (sin llegar hasta el fondo) y el palillo o cuchillo salga seco.


      Saca la tarta del horno y deja enfriar a temperatura ambiente durante unas horas. Cuando esté bien fría, para desmoldarla, sumergimos la base del molde en un recipiente con un poco de agua tibia, para que se caliente el caramelo y nos permita despegar la tarta. Con una espátula de silicona (mejor que con un cuchillo), separa la tarta de las paredes. Comprueba que está ya suelta del todo, moviendo el molde hacia los lados. Vuelca la tarta sobre el recipiente escogido y decórala como tú quieras.


      salu2