15 febrero 2013

PETS DE MONJA ( PEDOS DE MONJA)



Los pets de monja, traducido al español como pedos de monja, son unas galletas típicas de Cataluña. No deben confundirse, aunque se asemejan mucho, con las paciencias de Almazán ni con las tetillas de monja.

El nombre de este postre no tiene nada que ver con las ventosidades: su inventor fue un pastelero italiano instalado en Barcelona que las llamó petto di monaca, en referencia a su forma de pecho (pecho de monja), y que más tarde derivó en el nombre de pets de monja.



INGREDIENTES:

250 gr de harina
150 gr de azúcar ó 75 gr de fructosa ó 8 cc de edulcorante líquido ó 0.5 gr de stevia en polvo
3 huevos
ralladura de un limón



PREPARACIÓN:

Se baten los huevos con el azúcar, fructosa o edulcorante hasta que doblen su volumen.

Incorporamos la ralladura de limón y la harina tamizada. Batimos bien que nos quede una masa espesa.

Precalentamos el horno a 180ºC.

Introduciremos la masa en una manga pastelera y en una bandeja de horno, cubierta con silpat o papel de hornear, iremos depositando pequeñas porciones de masa, si, pequeñas, del tamaño de una moneda de 20 céntimos para que os hagáis una idea. Depositas una porción de masa y tiras hacia arriba con la manga pastelera para formar el pet de monja.

Pondremos la bandeja en el horno y dejaremos cocinar hasta que estén dorados. Unos 12-15 minutos, hay que vigilar que no se nos doren demasiado que se pueden quemar enseguida.

Ideales para desayudar, merendar o para espesar una salsa (al menos es lo que hago yo, cuando me sobran unos cuantos los guardo en un bote hermético y los añado a las picadas o a las salsas).


Rápido y fácil, no crees?

Espero que te gusten, salu2