25 enero 2013

ALBÓNDIGAS DE CARNE A LA CANELA CON VERDURAS






Ésta receta es de las que pasan de abuelos a nietos, aunque parece muy complicada, la verdad es que es muy sencilla y su resultado hace que quieras volver a repetirla.



INGREDIENTES:

Para las albóndigas:
750 gr de carne picada  (puede ser de lo que tu prefieras, cerdo, ternera, cordero, mezclada)
1 huevo
migaja de pan
1 diente de ajo
perejil picado
sal y pimienta
1 cucharada sopera de harina

pan rallado (para rebozar las algóndigas)

Para hacer una picada:
unas almendras tostadas (o avellanas, lo que se te antoje)
1 galleta Maria (yo uso de las sin azucar)
2 dientes de ajo
una ramita de perejil


 Para el guiso:
1 par de alcachofas peladas y cortadas en trozos
1 zanahoria pelada y cortada en rodajas
1 pimiento rojo pequeño cortado en trozos pequeños (brunoise)
3 patatas medianas cortadas en trozos (cacheladas mejor porque espesará la salsa del guiso)
una pizca de azafrán
1/2 litro de caldo de pollo
1 vaso de agua
1 ramita de canela
1 hoja de laurel
 2 cucharadas de aceite de oliva



PREPARACIÓN:

Empezaremos preparando las albóndigas, en un bol, pondremos todos los ingredientes, los mezclaremos y con la mano formaremos unas bolitas que rebozaremos en pan rallado y las reservaremos.

Ahora preparamos la picada, machacando en un mortero todos los ingredientes hasta que estén bien triturados. Y reservamos.


Ya vamos por el guiso, en una cazuela, pondremos el aceite de oliva y cuando ya esté caliente freiremos las albóndigas hasta que estén doraditas por fuera. Piensa que después se cocinarán en el guiso.

Cuando estén, las sacaremos y las reservaremos en un plato, y pondremos todas las verduras que tendremos troceadas y preparadas, removiendo sin parar hasta que se pochen un poco.

Es el momento de añadir el caldo de pollo y el vaso de agua, la hoja de laurel, la ramita de canela, y la pizca de azafrán y por último las albóndigas.

Removeremos bien para que se integren todos los ingredientes y bajando el fuego al mínimo, dejaremos cocinar unos 15 minutos.

Ya sólo nos falta añadir la picada. Pero justo en éste momento, ni antes ni después (o eso decía mi abuela) , removiendo un poco el guiso para que se disuelva la picada.

Dejaremos cocinar otros 10 minutos y probaremos de sal, en general, no hace falta añadirle más,  pero,  eso va a gusto del consumidor.


Rápido, sencillo y barato.


Espero que os guste, salu2