08 enero 2013

PASTEL PARIS-BREST CON CREMA AL LIMÓN Y FRESAS



El Paris-Brest es una corona de masa de pasta choux igual a la confeccionada para hacer los profiteroles o los éclairs, está rellena de crema, nata, trufa o praliné y espolvoreada de almendras laminadas y tostadas.

Recibe su nombre en honor a la carrera de bicicletas que se realizó entre las ciudades de París y Brest en 1891 la cual tenía una longitud de 1200 kilómetros de recorrido. La forma del pastel representa una llanta de bicicleta.

La primera vez que se cocinó uno data del mismo año mencionado anteriormente. Fue idea del pastelero Pierre Giffard, el cual tenía una aguda afinidad por la "petite reine" (la bicicleta). Giffard era también un pionero del reportaje periodístico moderno, Trabajaba para el diario Parisino el "Petit Journal".


El relleno que he usado se puede modificar, yo sólo os aporto una idea, pero podeis cambiarlo a vuestro gusto. El relleno original de éste pastel es el praliné, pero se puede encontrar relleno de nata, trufa, crema pastelera, o cualquier otro tipo de relleno que queráis usar.



INGREDIENTES para 6 - 8 personas:


Para la pasta choux:

150 ml de agua
2 huevos
90 gr de harina
55 gr de mantequilla ó margarina vegetal
5 gr de azúcar ó 1 gr de sucralosa
una pizca de sal
1 huevo batido para pintar la masa

almendras laminadasy azúcar glass para decorar


Para el relleno:

200 ml de  nata para montar puede ser vegetal
3 cucharadas de lemon curd ( puedes encontrar la receta AQUÍ )
2 docenas fresas en rodajas




PREPARACIÓN:

Poner a hervir en un cazo el agua, la mantequilla ó margarina cortada en trocitos, el azúcar ó sucralosa y la sal.

Cuando comienza a hervir, la sacaremos del fuego y le echaremos de un solo golpe la harina y removeremos bien hasta que se despegue de las paredes del cazo.

Seguiremos removiendo con una cuchara de madera durante aproximadamente 3 minutos, hasta que veamos que la masa se seca un poco.

Dispondremos la masa en un bol y removeremos otra vez para seguir evaporando el agua durante otros 2 minutos. Ésto tambien lo podemos hacer con una batidora si os resulta más fácil.

Dejaremos reposando unos minutos hasta que la masa se enfríe un poco para poder añadir los huevos y que no cuajen.

Le iremos incorporando los huevos de uno en uno, hasta conseguir una masa suave y espesa.
Aunque al principio parezca que se ha cortado, no hagáis caso, seguid adelante, ya veréis como todo vuelve a la normalidad y nos proporciona una crema fina.

Precalentaremos el horno a 200º C.

Cubriremos una bandeja de horno con papel de horno o un silpat.

Llenaremos una manga pastelera con la masa y formaremos una corona de unos 20-22 cm de diametro (puedes ayudarte con un plato vuelto al revés para tomar la medida y disponer la masa alrededor del plato, cuando tengas la primera rosca, sácalo y sigue poniendo masa alrededor de la primera), todo depende de lo grande que lo quieras hacer.



Decoraremos la rosca con almendra fileteada , y batiremos un huevo y pintaremos la rosca.

Ya sólo nos queda hornear la rosca,  para ello,  la meteremos en el horno ( un consejo, si teneis ventilador en el horno, usadlo ) y dejaremos cocinar 20 minutos o hasta que esté bien doradita.

Una vez pasado este tiempo, abriremos el horno y dejaremos enfriar, sin sacarla del horno, durante otros 5-10 minutos, ésto hará que nuestra masa quede crujiente por fuera y tierna por dentro.

La dejaremos enfríar completamente antes de cortarla con un cuchillo de sierra para rellenarla. Lo del cuchillo de sierra es importante, sino se puede romper la base de nuestro pastel.

Vamos a por el relleno:
 
 Montaremos la nata bien firme.

Le añadiremos las cucharadas de lemon curd y moveremos con un tenedor, sin intentar que se integre demasiado en nuestra nata ( no queremos que se nos baje ) .

Ahora rellenaremos nuestro pastel con ésta mezcla y la ayuda de una cuchara, decoraremos la nata con las fresas cortadas y cubriremos con la otra parte del pastel.

Espolvorearemos con azúcar glass y lo guardaremos en la nevera hasta el momento de servir, si podéis resistir.


Si os queda masa, podéis congelarla tranquilamente y otro día ya tendréis la base para hacer unos profiteroles por ejemplo.

A disfrutarlo, espero que os guste, salu2