09 febrero 2013

KATALANERS






Este es un pastel clásico en las pastelerias de Suecia; nadie sabe de donde viene el nombre, pero significa Catalanes, y pueden encontrarse por todo el país.

Es un pastelito individual relleno de mermelada, generalmente de frambuesas, pasta de almendras y cubierto con glaseado de azúcar. Durante mi estancia en Estocolmo, cuando me preguntaban de donde era, al decirles que era catalana, todos me decían, "a dulce, dulce, es perfecto para fiestas"; Extrañada, no lo entendí hasta que entré en una pasteleria y me encontré con ésta especialidad.

Para hacerlos he usado moldes de aluminio, en lugar de ramequines de cerámica, porque es lo que los suecos usan para hacerlos.


INGREDIENTES para 16 pastelitos:

Para hacer las bases de los pastelitos:

250 gr de harina normal
250 gr de azúcar (yo he usado 10 gr de sucralosa)
1 huevo ( sólo la yema)
125 gr de mantequilla ó margarina 100% vegetan en pomada
16 moldes individuales de aluminio


Para el relleno:

16 cucharadas soperas de mermelada de frambuesas sin azúcar
1 huevo (entero) + la clara del huevo anterior
100 gr de mazapán para diabéticos ( la receta original del katalaners, se hace con 125 gr de mantequilla-250 gr de pasta de almendras-2 huevos- 250 gr de azúcar , pero quise ahorrarme este paso)


Para la guarnición:

50 gr de azúcar glass ó azúcar glass para diabéticos
1 cucharada sopera de leche




PREPARACIÓN:

Empezamos preparando la pasta que servirá de base para nuestras tartaletas:

En un bol, ponemos la harina, el azúcar, la yema de nuevo y la mantequilla pomada y batimos hasta formar una masa suave y homogénea. Dejaremos reposar envuelta en film durante 30 minutos en el frigorífico.

Desmenuzamos el mazapán. Groseramente. Batimos el huevo + la clara y mezclamos con el mazapán. Reservamos.

Precalentamos el horno a 175ºC.

Pasado el tiempo de reposo en el frigorífico de la masa, "vestiremos" los moldes individuales formando las tarteletas con los dedos.

Le pondremos una cucharada de mermelada de frambuesas y encima un poco de la pasta de mazapán + huevo, en cada tartaleta.

Horneamos durante 20 minutos y las sacaremos y dejaremos enfríar completamente.

Preparamos la glasa mezclando el azúcar glass con la cucharada de leche, y colocamos en cada tartaleta una cucharada de glasa y dejamos en el frigorífico hasta el momento de consumirlas.

Parece mucho trabajo pero no lo és, os lo aseguro, cuando los probéis, lo entenderéis.


Espero que te guste, salu2