01 febrero 2013

PLATANOS CARAMELIZADOS





El plátano fue descubierto en China por Marco Polo aunque, en realidad, es originario de Indochina. No es de extrañar que en todo el continente asiático sea símbolo de fecundidad y prosperidad.

Su salto al resto del mundo fue paulatino. Los mercaderes fueron introduciéndolo en África y Europa y hacia el siglo XV llegó a Canarias; desde este archipiélago el plátano saltó al Caribe.

Se trata de un alimento que seduce por su color, que resulta fácil de pelar, es energético y contiene numerosas vitaminas. Unas virtudes que lo convierten en una de las frutas más consumidas en todo el mundo.

Contiene veinte gramos de azúcares, y, a medida que madura, la gran cantidad de almidón se transforma en hidratos de carbono muy asimilables; entre ellos destacan la glucosa, la dextrina y la sacarosa. Sus proteínas son escasas y apenas acumula unos indicios de grasas. Por el contrario, lleva mucho potasio (400 mg.), magnesio y un poco de hierro.

Posee poco betacaroteno, y vitaminas del grupo B con el ácido fólico, un poco de vitamina C y también E. Aporta 90 calorías, tanto como tres veces un melocotón. Es riquísimo en potasio, esencial para el mantenimiento hídrico del organismo, que regula las funciones nerviosas y de los riñones y ayuda a combatir la presión arterial alta.

Es muy energético, y resulta excelente como "snack ó tentempié" para los deportistas.

La presencia de azúcares complejos y su capacidad para subir el azúcar de la sangre es inferior a otras frutas azucaradas como la piña o la sandía le hacen compatible con la dieta del diabético.

La presencia de las tres vitaminas antioxidantes, A, C y E, aunque en pequeñas cantidades, le sitúan en la categoría de los alimentos sanos. Jo!!! se nota que soy de la rama médica, jajajaja .



INGREDIENTES para 4 personas:

1 plátano por persona (4 plátanos)
2 cucharada de aceite de coco
4 cucharadas de melaza ( yo he usado melaza de arroz que puedes encontrar en Herborísterias)
4 cucharadas de agua


PREPARACIÓN:

En una sartén caliente pondremos el aceite de coco, añadiremos los plátanos cortados por la mitad y dejaremos tostar a fuego fuerte unos 2-3 minutos.

Mezclaremos la melaza con el agua y removeremos bien.

Ahora es el momento de añadir la melaza por encima de los plátanos y dejarlos caramelizar unos minutos más.

Y ya están listos.

He usado aceite de coco, para darle al plato un punto ahumado y además porque no se quema tan rápido como otras grasas ( mantequilla, margarina,) pero si no lo encuentras, puedes usar aceite de oliva o margarina vegetal.

Espero que os guste, salu2