18 marzo 2013

BAGELS CASEROS



El bagel es un pan elaborado tradicionalmente de harina de trigo y que suele tener un agujero en el centro. Antes de ser horneado se cocina en agua hirviendo brevemente, dando como resultado un pan denso con una cubierta exterior ligeramente crujiente que a menudo se cubre con semillas de amapola, sésamo, cebolla crujiente, ajo o sal gruesa para un relleno salado, pero que también pueden ser dulces, al añadirles miel, frutos rojos, canela o frutos secos.


INGREDIENTES para 4 bagels:

225 gr de harina
70 ml de agua
70 ml de leche
1 huevo
7 gr de levadura fresca de panadero
4 g de sal
3 g de azúcar
15 g de mantequilla derretida
Agua para hervir la masa

Cebolla en polvo, sésamo o semillas de amapola para decorar los salados

Canela, pasas, miel para hacerlos de relleno dulce.


PREPARACIÓN:

Empezaremos deshaciendo la levadura fresca con la leche templada. Removeremos bien y dejaremos que actue la levadura hasta que le salgan burbujitas.

Mientras en un bol, mezclaremos la harina, la sal, el azúcar, la mantequilla derretida y la clara de huevo y haremos una pasta con todo.

En cuanto veamos que le salen burbujitas a la leche con la levadura, la añadiremos al bol y la amasaremos hasta obtener una masa lisa que dejaremos reposar 1/2 hora tapada en el mismo bol en que amasamos con un papel film.

Calentaremos una cazuela con abundante agua, también precalentaremos el horno a 220ºC con calor arriba y abajo.

Untaremos con aceite de oliva una bandeja de horno.

Amasaremos de nuevo la masa durante un par de minutos para quitar el aire que se ha ido formando.

Cogemos la masa y la vamos cortando en las porciones que serán nuestros bagels, les damos forma de rosca dejando un agujero en el centro.

Si prefieres hacerlos dulces, ahora es el momento de añadir a la masa miel, canela, frutos secos o lo que te apetezca.

Los cocinamos durante 20 segundos en el agua caliente. Inmediatemente los sacamos con una espumadera y los vamos dejando en la bandeja de horno.

Batiremos la yema de huevo que teníamos y le añadiremos una cucharadita del agua de cocción de los bagels y con un pincel pintaremos todos los bagels.

Ahora es el momento de espolvorear con semillas de sésamo, de amapola o lo que tu quieras.

Hornearemos los bagels durante 25 minutos o hasta que estén dorados y los sacaremos del horno y dejaremos enfríar.

Cuando estén fríos, ya puedes rellenarlos con lo que quieras, queso de untar y salmón, rodajitas de tomate con jamón serrano y rúcula, una hamburguesa con cebolla y bacon o con lo que tu prefieras ya que admiten cualquier relleno ya sea en su versión salada o en su versión dulce.










Es una receta muy rápida y fácil de hacer y además te saca de cualquier apuro tener unos bagels recién hechos en casa para una merienda, una cena rápida o incluso para llevar a una comida en el campo, y así te sales de los típicos bocadillos al ser un bollo de lo más esponjoso.


Espero que te gusten, salu2