06 marzo 2013

KASUTERA (pastel japonés)



Este famoso bizcocho japonés tiene su origen en la Península Ibérica, no se sabe si fueron los portugueses o los españoles, pero llegó a Japón en los barcos mercantes durante el siglo XVI y se ha convertido en el favorito de los japoneses.

Su nombre en japonés se pronuncia "castera", que se supone que proviene del típico bizcocho castellano ó del bizcocho que en Catalunya  llamamos "Pa de pessic".

El bizcocho Castella ó Kasutera, es un bizcocho muy esponjoso hecho a base de harina, huevos, azúcar y miel y aunque és una especialidad de Nagasaki se puede encontrar por todo Japón y hoy en día aparecen variedades como el kasutera de chocolate o el kasutera de té verde.




INGREDIENTES para 4 personas:

8 huevos
300 gr de azúcar ( puedes sustituir el azúcar blanco por 100 gr azúcar glass para diabéticos )
1 cucharada sopera colmada de miel ó melaza para los diabéticos
180 gr de harina tamizada
(cambia 20 gr de harina por 20 gr de cacao en polvo para un Kasutera de chocolate, ó cambia 15 gr de harina por 15 gr de Té verde japonés en polvo, si lo queréis hacer de té verde).



PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 180 ºC.

Preparamos el molde dónde coceremos el pastel, untándolo con mantequilla y repartiendo después harina por toda la superficie, eliminando la que reste.

Separamos las claras de las yemas.

Batimos las yemas con el azúcar y la cucharada de miel hasta que blanqueen (unos 10 minutos con varillas eléctricas).

Tamizamos la harina 2 veces ( sí, dos veces) y la añadimos poco a poco a la mezcla anterior con movimientos lentos para no desmontar las yemas y que pierdan todo su aire.

Batimos las claras a punto de nieve y las incorporamos a la mezcla anterior y las mezclamos con cuidado de la misma forma.

Éstos pasos son importantes para que una vez cocinado el bizcocho su superficie sea lisa y nos quede muy esponjoso.

Rellenamos el molde y lo introducimos en el horno, y bajamos la temperatura a 160ºC. Lo cocinaremos durante 40 minutos. Lo pinchamos para comprobar que se ha hecho por el centro.

Pasado éste tiempo lo sacamos y dejamos enfríar en el mismo molde.

Si en lugar de usar un molde alargado vas a usar un molde redondo, verás que sube muchísimo sólo hay que tener la precaución de forrar el molde con papel de hornear para subir las paredes del molde como si fuera para hacer un souflé.

Perfecto para un desayuno, merienda ó postre ó para cuando quieras, seguro que repites !!!!


Espero que te guste, salu2